«La cantidad de información disponible en la red de forma gratuita hace que el público piense que todo es gratis y no se valora el trabajo de los profesionales, de los expertos»

Entrevista a José Antonio Carazo, Director de Capital Humano (Wolters Kluwer).

José Antonio es Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Diplomado en Administración y Dirección de Empresas por el IESE-Universidad de Navarra.

Dentro de su extensa formación académica, también es Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, Diplomado en el Programa Superior de Desarrollo Gerencial por la Universidad Antonio de Nebrija, y Diplomado en Dirección de Comunidades Virtuales por el IE Business School.

Forma parte del grupo Wolters Kluwer España desde hace más de dos décadas, donde dirige de la revistas líder y con mayor trayectoria, pionera en la información sobre el sector de los recursos humanos: Capital Humano.

Aquí podéis leer mi entrevista a José Antonio:

-José Antonio, ¿tu vocación fue siempre formarte y ser parte del sector de los recursos humanos? ¿Qué es lo que más te atrae de él?

Mi vocación siempre fue el periodismo, por eso cuando tuve que elegir carrera lo tuvo muy claro y me matriculé en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense. Terminada la carrera las oportunidades profesionales que surgieron estuvieron ligadas al mundo de la educación (formación profesional) y de la economía y la empresa. Cuando empiezas a trabajar en un sector te das cuenta que necesitas conocimientos técnicos (los que te da la universidad) y profesionales (los que vas acumulando en el ejercicio de la profesión.

A medida que te vas especializando te das cuenta de que necesitas saber más, estar a la última, tanto para tener criterio entre los temas que van surgiendo, como para sacar todo el partido a un reportaje o una entrevista y ofrecer al lector la mejor información. Por ese motivo siempre me he preocupado de formarme.

Mi vocación siempre fue el periodismo. A medida que te vas especializando te das cuenta de  que necesitas saber más. Por este motivo siempre me he preocupado de formarme.

En la revista Mercado, un semanario de información económica, con los cursos de economía para periodistas de la APIE (Asociación de Periodistas Económicos); luego, en Capital Humano, haciendo curso de Prevención de Riesgos Laboral, un PDD en el IESE y un PSDG en la Universidad Nebrija, además de muchos otros cursos cortos sobre diversos temas siempre ligado al ámbito de los Recursos Humanos.

Lo que más me atrae de este sector es que tiene mucho mérito gestionar intangibles. Los Directores de RR.HH. gestionan actitudes, expectativas, aspiraciones. Cada empresa es distinta porque las personas son diferentes. Lo que funciona en un lugar puede no funcionar en otro. Y, además, las experiencia demuestra que los recursos materiales son importantes pero que sin creatividad y voluntad no se consigue nada.

Los Directores de RR.HH. gestionan actitudes, expectativas, aspiraciones. Los recursos materiales con importantes pero sin creatividad y voluntad no se consigue nada.

 

-Formas parte del grupo Wolters Kluwer desde hace más de dos décadas. ¿Cuál ha sido tu evolución dentro del mismo? ¿Qué posicionamiento crees que tiene hoy el grupo en el mercado?

El Grupo Wolters Kluwer tiene una clara posición de liderazgo en el mercado de soluciones integrales de información, conocimiento, formación y software dirigidas a los ámbitos legal, fiscal, financiero, contable/mercantil, de recursos humanos, educativo y en el sector público y la salud. Es un grupo potente con muchas sinergias y una gran cantidad de profesionales de primer nivel. Una de las ventajas que tiene trabajar en un grupo como este es la posibilidad de tener una visión global de sectores con características comunes y aspectos muy diferentes y la de poder participar en proyectos de todo tipo, algunos de ellos internacionales. Desde que me incorporé al grupo he estado al frente de Capital Humano, pero no es lo único que he hecho. He participado en el lanzamiento de nuevas publicaciones, he promovido iniciativas como el Índice de Capital Humano, he gestionado durante un tiempo el área de Formación y trabajo muy estrechamente con la Unidad de Negocio de software para aprovechar las sinergias de las que hablaba antes.

El Grupo Wolters Kluwer es potente, con muchas sinergias y profesionales de primer nivel. Desde que me incorporé, he estado al frente de Capital Humano, pero no es lo único que he hecho.

-Diriges probablemente la revista con mayor trayectoria en el mercado de la información sobre recursos humanos. ¿Cuáles son tus premisas a la hora de seleccionar tus contenidos? ¿Cuál crees que es el mayor valor añadido que les aportas a tus lectores?

En Capital Humano ponemos especial énfasis en las experiencias prácticas. La teorías, los datos, las tendencias, son importantes pero lo realmente diferencial son los casos de éxito. Contar de primera mano cómo trabajan los profesionales y cuáles son sus proyectos. Eso lo podemos conseguir y ofrecer a nuestro lectores por el prestigio labrado durante casi 30 años y porque pertenecemos a una empresa independiente que no está ligada a grupos económico, políticos o sociales.

También prestamos especial atención a la innovación y la creatividad. Tratamos de dar visibilidad a todo lo que aporte una nueva forma de hacer las cosas y, sobre todo, por la participación de las personas. Por eso en nuestra portada siempre apostamos por equipos de trabajo. 

En Capital Humano, lo realmente diferencial son los casos de éxito

 

Prestamos especial atención a la innovación y la creatividad.

 

En nuestra portada siempre apostamos por equipos de trabajo.

-¿Cuál es tu punto de vista sobre el ejercicio del periodismo hoy? ¿Qué áreas debería consolidar y en qué aspectos debería mejorar? Como en tu caso: ¿crees que es necesaria la especialización en contenidos?

Creo que el periodismo está sufriendo los mismo males que el resto de los sectores económicos y productivos, la escasez de personal. La crisis económica recortado las plantillas y a sobrecargado el trabajo de los periodistas. Creo que, con carácter general, se puede decir que cada profesional dedica a cada tarea menos tiempo del necesario para hacerlo con calidad. Es cierto que la tecnología ayuda en algunos casos, permite cubrir eventos a distancia, documentarse mejor, reducir el tiempo entre la ‘fabricación’ de la información y su llegada al lector. Pero, también ha reducido puestos de trabajo. Ahora los periodistas son más multitarea.

A todo esto se une la crisis específica que está viviendo la prensa en los últimos años. Se ha producido un cambio en el modelo de negocio y el problema es que nadie ha dado todavía con un nuevo modelo que haga viables las empresas. Los grandes medios han visto como se desplomaba la publicidad, una de sus principales fuentes de ingresos. Además, la cantidad de información disponible en la red de forma gratuita hace que el público piense que todo es gratis y no se valora el trabajo de los profesionales, de los expertos. La información buena nunca es gratis.

Estoy convencido de que la especialización es fundamental para ofrecer la mejor información. Cuando un periodista conoce bien un sector, sus fuentes, su entorno, es capaz de ofrecer mejor información a sus lectores. Las empresas también tienen que entender que la fidelización de sus lectores, de sus clientes, sólo se consigue con periodistas bien formados y bien pagados.  

 

Cada profesional dedica a cada tarea menos tiempo del necesario para hacerlo con calidad.

 

Ahora los periodistas son más multitarea.

 

Nadie ha dado todavía con un nuevo modelo de negocio que haga viables las empresas.

 

-Terminemos hablando de la audiencia: ¿nos encaminamos hacia una audiencia predominantemente online? ¿O estamos ya en ese estadio? En este contexto: ¿cómo se potencian las cualidades de las publicaciones impresas y cómo se fideliza al lector en papel?

Hoy estamos ante un audiencia mayoritariamente on line por varias razones: consigue información inmediata, sin coste, fácil de asimilar al ser breve. Sin embargo, no se puede confundir la noticia con la información. Una noticia puede ser un dato o una frase y con pocas palabras, con poca cantidad de información, estamos ‘informados’. Sin embargo, cuando queremos saber algo con profundidad recurrimos a otras fuentes fiables, buscamos las firmas de los expertos y le dedicamos más tiempo. Venimos de una cultura del papel en la prensa escrita (periódicos, revistas) y todavía seguir existiendo durante bastante tiempo. El soporte papel tiene algunas ventajas que todavía valoran los lectores (leer sólo en la Tablet cansa y perjudica la vista) y muchos anunciantes siendo recurriendo a estos soportes por su calidad y por su perdurabilidad. Creo que la coexistencia de los formatos electrónicos y en papel seguirá por mucho tiempo y que eso producirá una especialización de contenidos, los más ligeros y efímeros en soportes electrónicos y los más documentados y reflexivos en soporte papel, aunque haya ocasiones en las que las fronteras sean difusas. 

Hoy estamos ante una audiencia mayoritariamente online. Sin embargo, no se puede confundir la noticia con la información. El soporte papel tiene algunas ventajas que todavía valoran los lectores. Creo que la coexistencia de los dos formatos seguirá por mucho tiempo.

¡Muchas gracias por tu colaboración!