Esther Morcillo, veterinaria en I.T.A.S: “El Instituto de Técnicas Avanzadas Sinergia representa una oportunidad de ofrecer al mundo de la Veterinaria una serie de técnicas que hasta ahora no se venían desarrollando”

Esther Morcillo, veterinaria en I.T.A.S: “El Instituto de Técnicas Avanzadas Sinergia representa una oportunidad de ofrecer al mundo de la Veterinaria una serie de técnicas que hasta ahora no se venían desarrollando”

Al finalizar la carrera, Esther Morcillo Martín, veterinaria del Instituto de Técnicas Avanzadas Sinergia (I.T.A.S.), estuvo dos años ejerciendo de veterinaria generalista y de urgencias en diferentes centros veterinarios de pequeños animales. Tras esta etapa, decidió emprender un cambio: “ser veterinaria de pequeños animales era mi vocación desde pequeña. Sin embargo, cuando empecé a trabajar en clínica, me di cuenta de que necesitaba centrar mi estudio en un área en concreto, para profundizar y poder controlar realmente ese campo”. Fue entonces cuando pensó en la especialización, momento en el que, como ella misma sostiene, de casualidad le llegó una publicidad del Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón de Cáceres, el cual por su procedencia Esther conocía muy bien. “Consulté  la página web y vi que había ofertas de becas predoctorales“. La beca le fue concedida en Endoscopia, “y consistía en cuatro años durante los cuales los becarios desarrollábamos nuestra tesis doctoral, además de colaborar en otros proyectos de investigación y actividades de formación en técnicas de mínima invasión destinadas a profesionales sanitarios (médicos y veterinarios, fundamentalmente)”. Durante ese tiempo, Esther añade que, aunque la beca fuera de endoscopia,“los proyectos de investigación que llevábamos a cabo necesitaban apoyarse, además, en otras herramientas de mínima invasión, como laparoscopia o radiología intervencionista, para poder validar los dispositivos que estábamos testando y confirmar las hipótesis de nuestros proyectos. Gracias a esto, tuve la gran suerte de adquirir una formación reglada en las diferentes técnicas de mínima invasión”.

“Me di cuenta de que necesitaba centrar mi estudio en un área en concreto, para profundizar y poder controlar realmente ese campo”

Tras la defensa de su tesis doctoral, Esther continuó otros tres años como investigadora posdoctoral en el CCMIJU, centrándose principalmente en Endoscopia, Laparoscopia y Radiología Intervencionista “Dentro de estos tres campos, el área de mayor interés para mi ha sido la Endourología. Se trata de trabajar en la luz de la vía urinaria, superior o inferior, con la ayuda de endoscopios de calibre reducido y otras técnicas de imagen, como fluoroscopia y ecografía, con fines diagnósticos y terapéuticos. Concretamente, nuestra línea de investigación principal consistía en el diseño de nuevos stents y catéteres ureterales, tratando de mejorar su funcionamiento en Medicina, e incrementando las indicaciones de estos dispositivos”.

“El área de mayor interés para mi ha sido la Endourología. Se trata de trabajar en la luz de la vía urinaria, superior o inferior, con la ayuda de endoscopios de calibre reducido y otras técnicas de imagen, como fluoroscopia y ecografía, con fines diagnósticos y terapéuticos”

En Veterinaria, la implantación de técnicas de Endoscopia Intervencionista-Radiología Intervencionista, como es la Endourología, es relativamente reciente. “Estas técnicas suponen un gran avance en el tratamiento de nuestros pacientes, ya que pueden dar una solución a problemas que hasta ahora no se podía resolver por otros medios, o se realizaba mediante técnicas muy agresivas”. Sin duda, el fomento del conocimiento y uso de estas técnicas, pioneras hoy, van a aportar un enfoque tremendamente positivo, “sobre todo, se trata de tener conocimiento de las indicaciones de las cosas que se pueden hacer“, sostiene Esther.

“Estas técnicas suponen un gran avance en el tratamiento de nuestros pacientes, ya que pueden dar una solución a problemas que hasta ahora no se podía resolver por otros medios, o se realizaba mediante técnicas muy agresivas”

Además, Morcillo ha colaborado como docente en actividades de formación posgrado, tanto de carácter universitario como de fundaciones privadas.De hecho, en esta materia también posee un amplio recorrido. “En temas docentes, en el Centro de Cirugía organizábamos una serie de cursos en todas estas técnicas: Endoscopia, Laparoscopia, Endourología; dirigidas sobre todo a médicos, pero también a veterinarios, para que aprendieran a hacer estas técnicas antes de hacerlas en el propio paciente”. Y es que Esther considera que, con respecto a la curva de aprendizaje, son intervenciones con una alta dificultad técnica, “y cuando no se tiene suficiente destreza pueden aparecer complicaciones importantes y el tiempo quirúrgico se incrementa más”. Por esto, “la curva de aprendizaje no la tiene que asumir el paciente, sino que el cirujano debe tener las destrezas necesarias para llevar a cabo la intervención, y esto solo se puede conseguir con horas y horas de formación práctica”.

“El cirujano debe tener las destrezas necesarias para llevar a cabo la intervención, y esto solo se puede conseguir con horas y horas de formación práctica”

En cuanto a formación universitaria, ha colaborado en un Máster Posgrado de la Universidad de Extremadura, de Cirugía de Mínima Invasión para Veterinaria, y también en uno de Urología para médicos. Esther también tiene cerca de 40 artículos en revistas y capítulos en libros. “Los artículos que tengo en revistas de índice de impacto se centran sobre todo en Endourología. Tengo publicados también algunos de endoscopia digestiva y respiratorio“. Con respecto a los capítulos en libros, es más variado, en técnicas de laparoscopia, etc.

-Endoscopia, Radiología Intervencionista y Cirugía de Mínima Invasión. ¿Por qué constituyen tus áreas de mayor interés?
Como comentábamos antes, durante muchos años mi trabajo se ha centrado en investigación ligada directamente a Medicina humana. Esto implica asistir a sus congresos, realizar estancias en diferentes hospitales, estudiar artículos científicos de medicina y tratar con especialistas médicos sobre las indicaciones de estas intervenciones, así como las ventajas y las dificultades que encuentran en su quehacer diario. Además, he presenciado la evolución de los sistemas de imagen, cada vez más sofisticados y de menor calibre, que ahora pueden adaptarse a las necesidades de los pequeños animales. Gracias a todo ello, mi inquietud por difundir este tipo de intervenciones ha ido creciendo cada vez más; ya que podemos resolver un amplio abanico de patologías de una forma mínimamente invasiva, y esto implica reducir el dolor posoperatorio y el tiempo de convalecencia; pero, principalmente, porque podemos tratar afecciones que hasta ahora no era posible con la cirugía convencional.

“He presenciado la evolución de los sistemas de imagen, cada vez más sofisticados y de menor calibre, que ahora pueden adaptarse a las necesidades de los pequeños animales”

Concretamente, la Radiología Intervencionista o “intervencionismo”, nos permite emplear uno o varios sistemas de imagen, principalmente fluoroscopia y ultrasonografía, para el manejo de múltiples afecciones. Por ejemplo, una de las técnicas que hemos implementado en el I.T.A.S. es la radiofrecuencia para el tratamiento de neoplasias solitarias, con muy buenos resultados oncológicos, o como paliativo, para reducir el tamaño del tumor y la sintomatología asociada al mismo, cuando no sea posible la resección completa mediante cirugía. La Radiología Intervencionista incluye, además, la resolución de afecciones de la luz del sistema circulatorio. De este modo, se pueden colocar stents para resolver obstrucciones por trombos o compresiones extrínsecas, problemas que hasta hace pocos años no se trataban en veterinaria. Otra de las aplicaciones más importantes es la oclusión de malformaciones vasculares, principalmente shunts portosistémicos intrahepáticos, ya que mediante cirugía no ofrecen buenos resultados; así como el conducto arterioso persistente, sin necesidad de recurrir a toracotomía. En general, son técnicas que, aunque pueden suponer mayor dificultad técnica y de infraestructura, ofrecen mejores resultados para el paciente”.

“La Radiología Intervencionista o “intervencionismo”, nos permite emplear uno o varios sistemas de imagen, principalmente fluoroscopia y ultrasonografía, para el manejo de múltiples afecciones”

“Dentro de la Radiología Intervencionista, existe un conjunto de técnicas que emplean endoscopia, con o sin la necesidad de emplear otros medios de imagen y que se conocemos como ‘Endoscopia Intervencionista’. Mediante ellas podemos resolver enfermedades directamente de luz de los órganos huecos (sistema digestivo, vía respiratoria superior e inferior y vía urinaria superior e inferior). Se trata de realizar un abordaje a través de los orificios naturales, o bien, en los casos en los que no sea posible, de pequeños accesos percutáneos. Por tanto, se convierten en técnicas de elección para este tipo de afecciones. Entre las aplicaciones más importantes cabe destacar la resección de masas o sobrecrecimientos sin necesidad de realizar resección del órgano, ya sea con fines curativos o paliativos, dependiendo de la naturaleza de la masa. Así mismo, se pueden colocar stents autoexpandibles, en casos como colapsos de tráquea, compresiones extrínsecas de naturaleza maligna, para mejorar la calidad de vida del paciente o en estenosis esofágicas, del tubo digestivo o uretrales, cuando estas no han respondido bien a tratamientos previos. También es posible realizar un manejo íntegro de problemas como urolitiasis, no sólo en uretra y vejiga, sino también en uréter y riñón, con claras ventajas en la funcionalidad renal. De hecho,  apostamos siempre por las intervenciones ‘conservadoras de nefronas’, permitiendo conservar el riñón en casos, por ejemplo como pionefrosis complicadas, estenosis ureterales o litiasis”.

“Es posible realizar un manejo íntegro de problemas como urolitiasis, no sólo en uretra y vejiga, sino también en uréter y riñón, con claras ventajas en la funcionalidad renal. De hecho,  apostamos siempre por las intervenciones ‘conservadoras de nefronas’, permitiendo conservar el riñón en casos, por ejemplo como pionefrosis complicadas, estenosis ureterales o litiasis”.

“Por otra parte, mediante Cirugía de Mínima Invasión (Laparoscopia y Toracoscopia), podemos realizar las mismas técnicas que en cirugía abierta o convencional; pero con claros beneficios para el paciente. Al disminuir la incisión en el abordaje, el paciente tiene menos dolor y la recuperación es mucho más rápida. Esto se hace especialmente evidente en el tórax, debido a que la toracotomía es un acceso muy traumático y el posoperatorio de estos animales es mucho más complicado. Otra de las ventajas de la cirugía mínimamente invasiva es que se emplean sistemas de magnificación óptica y con ello se pueden realizar intervenciones complicadas, donde en un abordaje a ‘cielo abierto’ la visibilidad es reducida. Esto permite hacer disecciones más finas y anastomosis más precisas en un gran número de casos, que al final se traduce en menos complicaciones y mejores resultados. Por todo ello, nuestro objetivo es ir incrementando las técnicas realizadas por mínima invasión, de manera que vayan sustituyendo, en los casos en los que esté indicado, a la cirugía convencional”.

“Mediante Cirugía de Mínima Invasión (Laparoscopia y Toracoscopia), podemos realizar las mismas técnicas que en cirugía abierta o convencional; pero con claros beneficios para el paciente”

-¿Cuál es tu visión del Instituto de Técnicas Avanzadas Sinergia, I.T.A.S.? ¿Qué es y qué objetivo tiene?
Para mí, el Instituto de Técnicas Avanzadas Sinergia supone nuestro “granito de arena” para difundir e implantar la Cirugía de Mínima Invasión, así como la Endoscopia y Radiología Intervencionistas en nuestro país. Una de las principales ventajas que veo en la filosofía del I.T.A.S. es que son los propios centros veterinarios los que remiten el caso. De esta manera,el I.T.A.S. se convierte en un servicio más de cualquier clínica de pequeños animales, siendo un valor añadido de su centro. Se trata de que cualquier paciente y cualquier centro veterinario pueda beneficiarse de nuestra infraestructura y los servicios que ofrecemos. Además,  los propietarios se muestran bastante favorables a los abordajes de mínima invasión, ya sea porque conocen las técnicas en primera persona por problemas médicos; o bien porque al explicarles las ventajas que representan escogen esa opción para su mascota”.

Sin comentarios

Publica un comentario