Jordi Hurtado o por qué la constancia y dedicación triunfan en comunicación

Sí, finalmente me he decidido a escribir este post. ¿Por qué escribir sobre Jordi Hurtado? Puede resultar simpático, me he dicho, a la par que no me cabe duda de que su figura y el papel que desempeña en el mundo de la comunicación dan de sí para comentar varios aspectos a tener en cuenta por todos los que trabajamos en este mercado.

Creo que cuando hablo del matiz de simpatía e incluso broma que se desprende de su persona, la gran mayoría de nosotros sabemos a qué me refiero: ¿hay quien no haya oído hablar de su inmortalidad, del hecho de no pasar el tiempo sobre él, del desconocimiento de su edad debido a que siempre permanece con el mismo aspecto, etcétera? No obstante, según he leído en algunos artículos, a él estos comentarios no le resultan especialmente graciosos, y es normal. 

Este año se cumplen 20 años de emisión de su archiconocido espacio Saber y ganar en La2 y, según anuncia la propia web de RTVE, se ha convertido en el programa diario con más años de emisión en la historia de la televisión en España. Multitud de medios de comunicación han dedicado espacio a este hecho, tales como El Español ("El Ministerio de Jordi Hurtado: 20 años sin fallar en Saber y Ganar"), ABC ("Jordi Hurtado demuestra que es inmortal"), El País ("Con Jordi Hurtado, 20 años no son nada), y varios más.

Personalmente me pregunto: ¿hubiera sido posible la permanencia de este concurso cultural de sobremesa durante estas dos décadas, en ausencia de su figura? Y pienso que la respuesta es no, por varios motivos.

A continuación, para agilizar y hacer más amena la lectura de este post, plasmo los cinco aspectos que considero que todo comunicador debería copiar de Jordi Hurtado:

¿Qué cinco aspectos todo comunicador debería copiar de Jordi Hurtado?

  1. Constancia. Si hay algo que el presentador ha demostrado durante estos 20 años, y en sus etapas anteriores, es que ser constante y actuar con determinación dentro de esta profesión conduce al éxito en cada propósito. Además, este hecho genera unos altos niveles de afinidad con la audiencia.
  2. Creatividad. Es una realidad que en Saber y Ganar el único guión es el de las preguntas; el resto del concurso es conducido por él y su equipo, haciendo uso de la creatividad y  de la capacidad de improvisación.
  3. Dinamismo. El perfil de Jordi es el de un comunicador dinámico, tanto en su tono de voz como en el trato con los concursantes. Y no es fácil actuar de este modo en un programa que tiene un perfil monótono, en comparación con un magazín de contenido muy variado.
  4. Simpatía. La imagen que este presentador nos transmite es de simpatía, y su voz y gesto son cálidos, tanto con los concursantes como con los colaboradores y el público. En este aspecto hay que observar sobre todo la comunicación no verbal: sonrisa casi permanente, mirada sincera y postura dinámica y abierta.
  5. Formación. Es obvio que la formación es un factor clave y más cuando se trabaja en un espacio cultural. No obstante, la cultura general de Jordi se hace notar tanto en su capacidad para conducir el programa como a la hora de improvisar cuando es preciso.

Sin comentarios

Publica un comentario